miércoles, 6 de junio de 2012

PROBLEMAS


Cuando se rumia un problema, aumenta y toma demasiada magnitud en nuestro espíritu. 
A la inversa, si se hace el ejercicio mental de "apartarlo", se reduce por sí mismo.

By Jesús Guzman


No hay comentarios:

Publicar un comentario