viernes, 10 de agosto de 2012

LA VELA


La vela que no quería ser encendida:
- ¿Por qué me enciendes?
- Esa es tu función en la vida, para eso fuiste hecha.
- No te has preguntado que a lo mejor quiero otra cosa en la vida. Y no arder sin más, porque alguien ha decidido que arda y me consuma.
- Pero eso es lo que da sentido a tu vida.
- ¿Quién dice lo que da sentido a mi vida? ¿Tú que me enciendes? ¿La persona que me hizo? ¿Para qué fuiste hecho tú? ¿Cuál es tu función en la vida?
- Soy un hombre, es mucho más complicado.
- ¿Complicado? Quieres decir que no sabes cuál es el sentido de tu vida, no tienes ni idea para que estás aquí.
- No es fácil de responder, cada uno vemos la vida de una manera, no hay una verdad absoluta.
- Si, para ti hay una verdad absoluta, que he nacido para ser encendida.
- Eso es distinto, igual que un coche está hecho para conducirlo, tú estás hecha para dar luz.
- Iluminarte mientras muero quieres decir.
- Bueno, se podría decir que sí.
- Antes de pensar para que sirvo o para que no sirvo, mírate un poco a ti mismo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario