jueves, 3 de enero de 2013

¡BUENOS DÍAS, MUNDO!

Lo que me asombra es no haber abandonado por completo mis esperanzas, que parecen absurdas e irrealizables. Pero sin embargo, me aferro a ellas a pesar de todo y sigo creyendo en la inmensa bondad del ser humano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario