miércoles, 26 de enero de 2011

LA ROSA DEL PRINCIPITO

El amor,
cuando cabe en una sola flor es infinito,
cuando cabe en la caja de un atardecer con sabor a jaras,
en una hoguera azul de luna llena empañada,
en las raíces de un almendro y en la cintura de una rosa.
Cuando se anclan tus costillas en las mías y el reloj descansa pariendo sonrisas.

Inventando cuentos y temblando poros y hojas secas.
Haciendo de agua minutos con olor a sexo.

El amor,
hablando aromas en la mano, limando voces y vellos en la tarde.

El amor,
cuando una rosa escribe su nombre con letras suaves y sueña una espera de arco iris.

Cuando buscas la voz en un tiempo de mañana,
cuando quedas sumergida en el deseo de esos besos engendrados,
cuando acaricias la luna en una sonrisa.

El amor, en la textura de una rosa, es infinito.


No hay comentarios:

Publicar un comentario